Blog

Información interesante sobre las relaciones entre las personas y la Justicia.

El 65% de los profesores padecen el síndrome de Burnout

Este síndrome se destapa a través del desgaste físico y psíquico del profesional. En el caso de los docentes españoles, son cerca de dos tercios aquellos que sufren esta enfermedad. A pesar de que este trastorno se vincula con asiduidad al ámbito laboral, también puede aparecer en otros campos sociales, producto de una relación estrecha con el estrés.

El 65% de los profesores españoles tiene rasgos de este síndrome, de acuerdo a un estudio realizado por el grupo de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Murcia. Dentro de este porcentaje se diferencian entre aquellos que lo sufren de manera evidente (cerca del 12%) y los que acumulan las condiciones para desarrollarlo (el 53% restante).

El origen de este síndrome del quemado nace del trato con niños, adolescentes y padres al que están sometidos los profesores, provocando en ellos una sensación de insatisfacción que les genera un estado de ánimo agrio frente a la vida. Los expertos aseguran que se distinguen tres etapas en el desarrollo de la patología:

Primero se intuye un desgaste emocional. Se origina ante la perspectiva de tener que enfrentarse a aquello que le estresa y le perturba. La búsqueda de soluciones al conflicto se convierte en una tortura para el profesor.

El segundo tramo está protagonizado por la denominada despersonalización. En esta etapa, la persona con burnout se aleja de aquellos que crean la situación que le afecta e incluso, comienza a tratarlo con desprecio.

En este contexto nos situamos en el tercer estadio, denominado Reducida Realización Personal. Es en este instante en el que el afectado se cuestiona su profesión y si con ella consigue los objetivos que se ha marcado. Muchos casos finalizan con el abandono puesto que no encuentran salida a la situación.

Para poder solucionar esta enfermedad se debe evaluar y diagnosticar para poder aplicar las soluciones psicológicas pertinentes. Si conoces algún caso o eres tú mismo el que reconoces estos síntomas, contacta con nosotros y te ayudaremos a superarlo.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.